vendredi, décembre 22, 2006

mis cómics

Me empezaron a gustar los cómics muy tarde. No me aficioné a ellos de pequeña, aunque sí leía alguno de vez en cuando. Me gustaban los que venían en El Pequeño País, los de Garfield, Mafalda, Zipi y Zape y Mortadelo y Filemón. También me hacían gracia los de Calvin y Hobbes (estos me gustan más ahora que de pequeña).

Hace dos años Pepe me descubrió un cómic que cambió mi percepción sobre este mundillo. Fue con Persépolis, de Marjane Satrapi, cuando empezó mi enganche. Ayudó mucho vivir en París, ya que en Francia la cultura del cómic está muy extendida, por su proximidad geográfica a la capital internacional del cómic (Bruselas) y sobre todo por que comparten el mismo idioma. En la FNAC de París hay una sección de cómics gigante. Es un pasillo alargado lleno de BDS (Bandes dessinées, como ellos les llaman). La gente se sienta en las moquetas y se pasa la tarde leyéndolos. La oferta es inmensa y no es difícil encontrar un buen cómic. De hecho descubrimos algunos porque los regalaban con el periódico.

En París empecé a leer a Marjane Satrapi. Ella es iraní y a través de sus 4 libros de Persépolis nos cuenta su vida en Irán y más tarde en Europa. Con Persépolis Marjane Satrapi nos explica que ocurrió en Irán durante la guerra y golpe de Estado. Sin embargo está relatado desde el punto de vista de una niña (cada libro menos niña) y con un toque de humor, necesario para hacer tragable una historia que podría ser muy densa. Además dibuja bien (esto a mi me parece imprescindible, o por lo menos que sean graciosos los dibujitos). También ha publicado otros libros, Poulet aux Prunes y Broderies. Creo que todos están traducidos al español. Os pongo una viñeta de Perséplois 1.

Luego llegó Frantico, un personajillo que a través de su blog-cómic, Le Blog de Frantico nos cuenta día del año una pequeña historieta que le ha sucedido en París; los problemas que tiene para ligar, lo friki e incomprendido que siempre ha sido, las cosas que le ocurren en el metro... Yo me llegué a obsesionar y le buscaba por los vagones de metro, pensando que por ahí estaría preparando su próxima historieta. Podéis leerlo por Internet, pero también hay un libro editado. (no tengo muy claro si primero fue el blog o el cómic). Debajo vemos a Frantico con su gato amarillo (en realidad es su conciencia).


Y lo último que he leído ha sido El Arte: Conversaciones imaginarias con mi madre, de Juanjo Saéz, de quién que me declaro fan absoluta. Su web no está acabada, pero promete mucho. En este cómic Juanjo Saez nos muestra su visión del arte a través de varios artistas y mediante una serie de conversaciones con su madre, quién no tiene ni idea de arte (esa persona que todos llevamos dentro). Sus dibujos son muy divertidos. Su cómic anterior es Viviendo del cuento, pero aún no lo he leído. Pronto lo haré.


Y hasta aquí hemos llegado. Que si sigo no paro. Otro día más.

5 commentaires:

Clark Kent a dit…

Me ha encantado tu relación con los comics. Yo también iba a escribir algo sobre el tema, pero son "otro tipo" de cómics. Más estándar, digamos. Por cierto, que tuve una coincidencia relacionada con este Juanjo Sáez (que es un crack) hace poco, al respecto de mi interés por el tema comic previo a tu post comiquero (maldita sea, una carrera de periodismo y no sé redactar las cosas).

Qué mierda que justo pusieran lo de Tintín en el Pompidou cuando Lois y yo volvimos de París. Aunque estuve en el Museo del Comic de Bruselas y en la tienda de Tintín de allí y tuve mi buena dosis tintinera.

Me ha encantado tu texto, Echalotte.

echalotte a dit…

Qué coincidencia te ha pasado con Juanjo Saez? Porqué no hacemos un blog de casualidades? Nos daría para mucho, no crees? Quiero saber cuales son tus cómics favoritos. Escribe tu post! Por cierto, que mi post sobre las series me está resultando muy difícil, no recordaba que me hubiera enganchado a tantas....

pepe a dit…

maravillas de la cultura contemporánea todas. Si tengo que elegir me quedo con Frantico que se ha convertido en mi nick en varios sitios(last.fm y otros). Sí, ya lo sé no debería robar así...

pepe a dit…

Por cierto una de las mejores cosas de frantico es que nadie sabe quién es. Hay dos posibles autores y los dos afirman y luego desmienten ser el autor.
Para más información:
http://fr.wikipedia.org/wiki/Frantico

Marianna a dit…

A mi tambien me encanto la historia de Persepolis! cuando estuve en la escuela de verano, la profesora cada semana nos llevaba a la biblioteca para sacar libros para leer el resto de la semana; desde que encontre el primer volumen de Persepolis, no me pude separar de la historia hasta que la hube terminado.